Peligros de un Neumático Gastado

Los neumáticos gastados causan serios problemas en el control, el frenado y la maniobrabilidad de un vehículo. Este es el por qué:

Acumulación de calor: a medida que el neumático se desgasta, hay menos espacio para que fluya el aire entre las ranuras de la banda de rodadura para enfriar las llantas y por tanto el neumático se calienta. El calor es un enemigo del caucho de los neumáticos y una de las principales causas de falla.
Punción: una banda de rodadura gruesa protege la carcasa del neumático de la perforación. Si la banda de rodadura está desgastada, es más fácil que una pieza de vidrio o metal pinche el neumático. Si el pinchazo causa un reventón repentino, se pierde el control de la dirección, lo que puede causar un accidente.
Hidroplaneo: las pisadas profundas “muerden” el agua para mantenerte en el camino. La banda de rodadura desgastada puede hacer que las llantas pasen a través de una superficie mojada, lo que se denomina “hidroplaneo”. Este problema puede comenzar cuando aún queda hasta 5/32 pulgadas de una pisada.
Pérdida de aire: es mucho más probable que los neumáticos con banda de rodadura desgastada pierdan aire y pierdan presión de aire. Esto puede afectar la dirección, el frenado y la economía de combustible.
Los neumáticos gastados son realmente peligrosos. Por favor revise sus neumáticos a menudo, y reemplácelas cuando sea necesario.

¿No estas seguro de cuándo es eso? Lleve su automóvil o camioneta a cualquiera de nuestras tiendas para obtener un chequeo gratis del estado de sus neumáticos.